10 dic. 2008

Opinión: Nuestro parejo y regular torneo

El torneo Apertura está llegando a su fin y son 4 equipos los que tienen chances de coronarse. Tres de ellos igualados en puntos y el otro a tan solo dos. Por lo visto, en este torneo regular (si leyó bien, regular), nadie puede predecir lo que puede llegar a pasar el domingo.
Lo de regular es muy simple: el campeonato ha sido regular debido a la continua irregularidad de los equipos. Parecía que San Lorenzo era el campeón, que ya no hacía falta jugar, que era muy superior. Pero se cayó. De atrás venía Tigre, que con esfuerzo alcanzó la cima, pero que a la hora de defenderla siempre la perdió. Y Boca estaba a 11 puntos del Ciclón, después le sacó 5 de ventaja y ahora está junto a 3 equipos en la punta. Y Lanús, que como en su conquista de 2007, arrancó tarde a jugar el torneo. Tuvo un comienzo alternando buenas y malas y recién en la segunda mitad del torneo alcanzó un nivel parejo, que sumado a las dudas de los de arriba, le permitió llegar a la última fecha con chances de dar la vuelta.
También hay que destacar a equipos como Newell’s y Vélez, que se posicionaron por momentos en el lote de los de arriba pero nunca terminaron de consolidarse. Y benefició toda esta definición el haber quedado relegados de la lucha tanto River como Independiente, de pobrísimas campañas.
Todo esto me lleva a un planteo. ¿Son estos cuatro equipos los mejores del torneo? ¿O simplemente los que pudieron lograr mayor cantidad de puntos que el resto? Porque todos ellos han mostrado solo pequeños destellos de fútbol y nada más.
Boca si no fuera por el oportunismo y aparición salvadora de Riquelme, no hubiera llegado a donde está, sin contar los dudosos penales que le dieron contra San Martín en Tucumán y Racing en la Bombonera. San Lorenzo pintaba para ser campeón cómodo, para coronarse en la fecha 17ª en el clásico. Pero sus figuras bajaron el nivel, su juego no fue el mismo y recién ahora parece haber recuperado la memoria. Tigre es mucha garra, hambre de gloria y amor propio, lo cual es admirable, pero de fútbol o juego vistoso no hemos visto mucho, algunos destellos de su figura Morel, nada más. Lanús es quien mejor juega de todos, de la mano de jóvenes promesas como Blanco, Lagos y Salvio, sumada a la cuota goleadora de Sand. Pero si jugara así desde principio de campeonato, ya estaríamos hablando del Granate campeón.
El torneo argentino es el más parejo de todos, donde los 20 equipos tienen chances de salir campeón. Pero me gustaría que lo fuera porque todos los equipos juegan un buen fútbol y no porque ninguno puede hilvanar 3 triunfos consecutivos, mantener la punta una fecha o esperar la aparición salvadora de un jugador estrella. En la Argentina, el fútbol se emparejó para abajo, donde el menos mediocre o con mayor suerte, es campeón. Aunque dicen que un campeón no se discute. ¿O si?

No hay comentarios: