9 mar. 2009

El gobierno iría contra el negocio de TyC

El pasado viernes 6 de Marzo, el diario Crítica publicó un informe sobre las intenciones del Gobierno nacional de apoderarse de los derechos de la televisación de los partidos de fútbol de primera división a través de un proyecto de ley. La idea es declarar al deporte “de interés nacional” y comenzar a transmitir partidos por la TV abierta.
Desde las arcas del ejecutivo señalan que se está preparando un “Ley de fútbol”, a cargo del Comfer. La opción que se maneja es la de ceder los derechos al canal que oferte la cifra más alta para transmitir cada partido. Con esto, se pretende que por lo menos seis de los diez partidos del fin de semana sean difundidos por TV abierta. Fuentes del gobierno indicaron que el 50 por ciento de lo que se recaude será destinado a los clubes de fútbol
Una prueba de que esta iniciativa puede llegar a darse es la medida tomada hace un año: Canal 7 emite el partido de los viernes a la noche y se pretende hacer lo mismo con el torneo Nacional B.
Sin embargo, el objetivo no es para nada fácil. El negocio esta a cargo de la empresa Televisión Satelital Codificada (TSC), que posee los derechos del fútbol de Primera A y del Nacional B. El Grupo Clarín y Torneos y Competencias son quienes se reparten el capital y les ceden a los clubes de primera sólo 180 millones de pesos por año.
La desproporción en torno al reparto del dinero es uno de los temas que mas molesta a los clubes. En Europa, hay tres millones de personas que pagan tres euros por partido. Son 9 millones de euros que recauda TSC sólo por un partido. Estas palabras habrían sido dichas por Pedro Pompilio en una reunión ejecutiva de la Afa, para graficar la desigualdad a la hora del reparto de las ganancias. La empresa que maneja los derechos del fútbol local entrega nada más que 230 millones de pesos por año a los clubes de primera y del Nacional.
Las quejas también se dirigen, en silencio, al presidente de la Afa Julio Grondona, quien ante esta posibilidad de romper el monopolio de la televisación habría advertido a TSC: “Pongan más plata porque el Gobierno quiere estatizar”.