30 may. 2009

Colón derrotó a Godoy Cruz y sigue prendido

Colón de Santa Fe se reencontró esta noche con la victoria en el Estadio Malvinas Argentinas al ganarle 3-1 a Godoy Cruz para seguir en la pelea del Torneo Clausura. El delantero Esteban Fuertes anotó dos goles y Germán Rivarola convirtió el restante en el final del partido. Por otra parte, Godoy Cruz, que sumó dos derrotas consecutivas, llegó al descuento por intermedio de Leandro Caruso.
En Mendoza el Tomba y el Sabalero protagonizaron un verdadero partidazo, plagado de goles, polémicas y expulsiones. La visita comenzó mejor e insinuó con el cabezazo de Guerrero que se estrechó en el travesaño y el tiro libre de Ramírez que se fue cerca del poste.
Pero la paridad del equipo santafesino fue disminuyendo a medida que corrían los minutos y los de Diego Cocca supieron aprovechar esta ventaja. Primero, Figueroa ejecutó de manera casi perfecta un tiro libre. Casi porque el balón golpeó con fuerza el travesaño del arco defendido por Pozzo y salió. Después, y de la misma manera que llegó Colón en los primero minutos, el delantero Caruso se elevó sobre la marca de los centrales y alcanzó a rozar con la cabeza una pelota que se fue cerca del palo.
El único impedimento que tenían los dueños de casa para superar al rival era su propia defensa, una línea defensiva muy endeble que por el flojo desempeño permitían que cada intento de Colón sea medio gol. Así llegó el primer tanto. Luego de un centro razante de Rivarola, el Bichi Fuertes encontró la pelota y con solo empujarla marca la diferencia y su gol número 100 con la camiseta rojinegra.
Apenas comenzado el complemento, volvió a aparecer el Bichi para estirar la diferencia con un cabezazo. Godoy Cruz, abajo 2-0, se decidió a buscar el descuento, y el ingreso de Aguirre en el mediocampo fue vital para que el Tomba reviva sus aspiraciones.
Laverni marcó penal por una falta de Goux sobre Borghello, en una jugada que no parecía demasiado riesgosa: Caruso se encargó de patearlo y Pozo detuvo el remate, pero el delantero capturó el rebote y le puso incertidumbre al resultado.
En el final volvió a aparecer Fuertes para convertirse en el protagonista principal de la tardenoche: Encina, con la necesidad de marcar en un mediocampo sin marca, le cometió penal, y el Bichi, ejecutor de la pena máxima, se patinó y tiró el balón a las nubes.
Con Godoy Cruz jugado, dispuesto a matar a morir, Fuertes volvió a tener otra chance. Se escapó, aguantó marcas, foules, y cuando encaró al arquero Ibáñez decidió tocar hacia el costado y asistir a Rivarola para el 3-1. Entonces sí pudo respirar tranquilo Mohamed, quien se fue al vestuario minutos antes del final, convencido que ya no había marcha atrás.
Ahora, Colón vuelve a soñar con pelear hasta el final y el Tomba, por su parte, nuevamente tiene que pensar en sumar para no complicarse con el Promedio.




No hay comentarios: