31 may. 2009

Con un Rolfi inspirado, el Rojo hundió un poco más a Central

Con una destacada actuación de Daniel Montenegro, autor de tres goles, Independiente de Avellaneda venció a Rosario Central por 3 a 1 y volvió a sumar de a tres tras tres derrotas consecutivas.
Emilio Zelaya descontó para el conjunto auriazul, que sigue hundido en zona de promoción y a un paso de caer en el descenso directo cuando quedan tres fechas para terminar el torneo.
A esta altura del torneo, donde sólo sirve quedarse con los tres puntos, poco importa que Central en el primer tiempo creara nueve situaciones de gol contra un centro-gol del Rojo y que a lo largo del partido, si bien en el complemento el partido se emparejó, hiciera suficientes méritos para llevarse al menos un empate ante Independiente.
Como dice el viejo refrán futbolero los goles no se merecen se hacen. Y el Rojo, de los pies del Rolfi, su gran figura, aprovechó al máximo las veces que llegó y sumó tres puntos vitales para olvidar una semana complicada luego de que Gallego separara a diez jugadores del plantel.
Empezó mejor el conjunto canalla, presionando al equipo del Tolo Gallego. Lo tuvo Andrés Franzoia con un remate cruzado que se fue a centímetros del palo izquierdo de Assmann. Sin embargo, en la primera del Rojo, Montenegro tiró un centro envenado para la entrada de Ríos que no la tocó, Broun reaccionó tarde y la pelota entró al arco canalla.
El trámite del encuentro no cambió tras el gol: Central siguió manejando la pelota y arrinconó a Independiente contra su arco pero le faltó lo más importante que se necesita para ganar: el gol.
El arquero de Independiente, Fabián Assmann, fue uno de los responsables de que el primer tiempo terminara en ventaja para los de Avellaneda porque le tapó dos remates a Vizcarra (uno en el área chica)y dos tiros libres a Lima (uno se la sacó del ángulo). La mala puntería de los jugadores canallas también fue determinante.
Independiente arrancó mejor en el complemento y pudo haber aumentado a través del Rolfi y de Mancuello.
pero el conjunto auriazul siguió teniendo y dilapidando chances: Franzoia la tiró a las nubes debajo del arco.
Encima a este Central tampoco lo ayudan los árbitros: cuando Vizcarra definió ante la salida de Assmann, el juez de línea Abalo le anuló mal el gol al Chino, quien estaba habilitado por el uruguayo Guillermo Rodríguez. Iban 1 a 0 y hubiera sido el empate para el conjunto auriazul.
Poco después Montenegro hizo una buena maniobra individual por la izquierda, enganchó hacia el medio y sacó un derechazo que se metió abajo, a la derecha de Broun. Partido liquidado.
A los 35 minutos el Rolfi completó su noche soñada cuando clavó un tiro libre, que sentenció el partido. El descuento de Emilio Zelaya sobre la hora sólo sirvió para la estadística.
A Central no le salió ni el tiro del final (Franzoia la volvió a tirar por arriba del travesaño), sigue en promoción y si ganan Gimnasia de La Plata y San Martín de Tucumán la situación puede empeorar.

No hay comentarios: