27 feb. 2009

El Lobo sigue de racha y el Rojo volvió a lo de siempre

En La Plata Gimnasia derrotó a Independiente por 2 a 0 con los goles de Maldonado y Romero. De esta forma, el Tripero acumuló su tercer triunfo, salió de la zona de promoción y además es puntero. Por otra parte, para los de Avellaneda el envión anímico obtenido en el clásico sirvió muy poco, porque los de Santoro volvieron a exhibir los viejos y conocidos errores de las primeras fechas.
En el principio la visita comenzó mejor y hasta podría haber convertido en varias oportunidades, sino fuera por el flojo desempeño del colombiano Moreno a la hora de definir y por el travesaño.
En el arranque, Sosa se escapó por la izquierda para luego enviar un centro perfecto a la cabeza de Moreno, pero el delantero de manera increíble, con un Sessa ya vencido en el suelo, encontró la manera de tirarla afuera. En la segunda, un corner pasado de Montenegro fue golpeado por el uruguayo Rodríguez, aunque esta vez era el travesaño quien impedía que los de Santoro no estuvieran arriba en el marcador.
Abría una ultima chance para el Rojo, cuando otro envió desde la derecha ubicó al colombiano, que en esta chance definiría en forma correcta, sin embargo Sessa sería el responsable de salvar nuevamente la valla del Lobo.
A partir de ahí el encuentro caería en un pozo, donde las fallas y desaciertos por parte de ambos elencos dominaban el escenario en la tarde platense. Hasta que, en una de las pocas ocasiones del conjunto de Madelón, el defensor Maldonado cambió centro por gol (min.’25), y así Gimnasia, sin merecerlo, estaba arriba.
Después del tanto empezaron a destacarse la tarea de Piatti y Niell, tomando la iniciativa y tratando de aumentar la cuenta frente a un Independiente impotente, que no encontraba juego ni abanderado, porque Montenegro era un sonámbulo que solo transitaba el sector medio del campo de juego.
En el complemento, el Diablo trataba de retomar el juego de aquellos primeros minutos, y tras uno de los tantos pelotazos al área rival, Moreno nuevamente fallaba en la recta final y el Rojo seguía abajo. Al igual que en el primer tiempo el Tripero no necesitaba tener el balón para lastimar la valla defendida por Assman, porque tras un centro Romero con un soberbio remate desde lejos colocaría la diferencia definitiva.
Luego sólo hubo tiempo para que Sessa demostrara su gran momento ante un zurdazo de Mareque; para que Niell se haga amonestar a propósito para llegar a la quinta amarilla porque no puede jugar el partido que viene ante Argentinos y para que Independiente saque a relucir todas sus miserias, que solo se tomaron vacaciones por un fin de semana.

No hay comentarios: