8 mar. 2009

Falleció Víctor Vesco, el presidente más exitoso de la historia de Rosario Central


El escribano Víctor Vesco, quien fue presidente de Rosario Central por 31 años, falleció ayer al mediodía a los 85 años tras sufrir un ataque al corazón cuando viajaba en su vehículo aparentemente hacia Funes.
Inmediatamente fue trasladado al Sanatorio de los Arroyos (de calle Italia al 1400), donde fue atendido por el doctor Cigalini y los médicos del Servicio de Hemodinamia de la clínica, quienes le realizaron las tareas de reanimación al ex dirigente, quien finalmente perdió la vida.
Por la tarde dirigentes de todas las épocas, ex futbolistas, entrenadores y hasta adversarios de otros colores desfilaron por Córdoba al 2900 para despedir a uno de los hombres más importantes de la historia del fútbol rosarino.
Una de las visitas más destacadas fue la de Miguel Ángel Russo, quien apenas llegó a la ciudad con el plantel de San Lorenzo( hoy enfrenta a Central) pasó a darle el último adiós.
'Se fue el presidente más grande que tuvo Central. Sus 31 años en el club lo certifican. Pero además, en lo personal, siento la partida de un amigo, un hombre muy cercano a mis sentimientos. Tanto que mi hijo pasó muchos fines de semana junto a él, lo invitaba a su quinta en Funes. Lo quería mucho. Es más, yo pensaba juntarme con él mañana (hoy) al mediodía, lamentablemente no pudo ser', dijo el técnico que llegó de la mano del escribano. 'Las dos veces me trajo él', concluyó un consternado Russo.


Hoy lo llevan a su ciudad natal
El cortejo que depositará al escribano en San Jerónimo Sur( lugar donde nació) partirá a las 14 desde Córdoba al 2900 y antes de encaminarse hacia el destino final, el mismo lugar donde descansan los restos de su hija Mariela, pasará por el Gigante de Arroyito.
Allí estará Horacio Usandizaga, actual presidente auriazul, quien despedirá a Vesco en representación de la institución. Después, a la hora del partido, habrá un minuto de silencio y el equipo auriazul lucirá un crespón negro en señal de luto por la pérdida del escribano.


El escribano, un símbolo auriazul


Amado por muchos, odiado por otros tantos, lo cierto es que el escribano Víctor Vesco es un símbolo de la historia auriazul ya que estuvo en todos los logros que obtuvo Rosario Central desde su fundación( en 1889) hasta la actualidad: cuatro títulos locales (Nacional 71, 73 y 80; Campeonato 86/87), uno internacional (Copa Conmebol 95), cuatro subcampeonatos locales (Nacional 70 y 74; Metropolitano 74 y Apertura 99), un subcampeonato internacional (Conmebol 98) y un título de ascenso (Primera B 85).
El 25 de enero de 1970 Víctor José Vesco asumió la presidencia de Rosario Central, cargo que ocupó hasta agosto de 2003 (con una breve interrupción a principios de la década del noventa).
Con la llegada de Vesco al sillón presidencial canalla llegaron de la mano los logros deportivos.
En el primer año de gestión del escribano, Rosario Central, dirigido en ese entonces por Ángel Tulio Zof, llegó a la final del Nacional de 1970, que perdió ante Boca Juniors en tiempo suplementario luego de un polémico arbitraje de Ángel Coerezza.
No obstante, el sub-campeonato logrado dicho torneo, le otorgó el derecho a Rosario Central de ser el primer equipo del interior del país en clasificar para la Copa Libertadores de América.
Al año siguiente, en 1971, la gestión de Víctor Vesco en el plano deportivo tuvo revancha ya que con Ángel Amadeo Labruna como director técnico, alcanzó a cumplir el sueño de todos los canallas: tras eliminar en semifinales a Newell´s Old Boys con el festejado y recordado gol de palomita de Aldo Pedro Poy, Rosario Central venció en la final a San Lorenzo de Almagro por 2 a 1 y se consagró por primera vez campeón del fútbol argentino.
Este título del Nacional 71 marcó por primera vez en 40 años de fútbol profesional en la Argentina que un equipo del interior del país inscribiera su nombre junto a los grandes del fútbol nacional.
En 1972 el conjunto auriazul disputó nuevamente la Copa Libertadores y un año más tarde, un 29 de diciembre de 1973 tras empatar 1 a 1 ante San Lorenzo en la cancha de River con Carlos Timoteo Griguol en la conducción técnica, volvió a consagrarse campeón del Fútbol Argentino.
En 1974 Vesco realizó la contratación más espectacular de la historia de Rosario Central: el Matador Mario Alberto Kempes, quien convirtió 89 goles en 107 partidos jugados entre (1974 y 1976), con lo cual se transformó en el máximo goleador canalla de toda la historia.
Ese año, Central jugó por tercera vez la Copa Libertadores y logró el sub-campeonato en los dos torneos (el metropolitano y el nacional). Esto le otorgó el pasaporte para disputar un triangular para clasificar a la Libertadores de 1975 y lo ganó sin objeciones tras vencer 1 a 0 a San Lorenzo y 2 a 0 a Newell´s.
La Copa Libertadores de 1975 marcó un hecho deportivo sin precedentes para la ciudad de Rosario. El 11 de abril de 1975 Central le ganó a Newell´s 1 a 0 con gol de Kempes y lo eliminó de la mismísima Copa Libertadores.
A esa altura ¿qué más podía pedir Vesco? En 5 años y 3 meses como presidente, el club de sus amores había logrado 2 campeonatos, 2 sub-campeonatos, 4 participaciones en la Copa Libertadores y se lo eliminó al eterno rival del torneo más importante de América.
Tres años después, en 1978, junto a la destacada labor de Antonio Rodenas, el escribano puso todo su empeño para que el estadio de Rosario Central sea un estadio mundialista. Y lo logró. Y la selección Argentina, dirigida por César Menotti, en un histórico partido logró el pasaje en nuestra cancha a la final del mundo, que luego ganaría frente a Holanda por 3 a 1.
En la década del 80, la gestión de Vesco alternó más buenas que malas. En el Nacional de 1980 el conjunto auriazul se consagró campeón por tercera vez en su historia, en 1984 sufrió el descenso de categoría, del cual se volvió sin complicaciones, y un récord histórico en la temporada 86/87, ya que se transformó en el único equipo en lograr un campeonato de primera división luego de haber ascendido el año anterior.
Los años 90 comenzaron convulsionados para la gestión del escribano Vesco. Tuvo que dejar la presidencia por algunos meses, pero su grandeza y su amor por Rosario Central, unidos al pedido del pueblo canalla le devolvieron el sillón presidencial.
En 1995 el escribano se dio el lujo de darle a su Rosario Central un título internacional (la ya desaparecida Copa Conmebol) al vencer en una histórica final que no registra precedentes en las estadísticas de fútbol a Atlético Mineiro de Brasil.
Los últimos años del mandato del escribano Vesco tuvieron como hechos salientes el sub-campeonato en el Apertura 1999 con Edgardo Bauza y la permanente participación de Rosario Central en muchos torneos internacionales. Incluso en 2001 el conjunto auriazul llegó a las semifinales de la Copa Libertadores de América, donde cayó frente a Cruz Azul de México.
Se fue el escribano Víctor Vesco, quien fue sin lugar a dudas el presidente más exitoso de la historia de Rosario Central.

No hay comentarios: