5 mar. 2009

Otra vez la violencia le ganó al fútbol

Una vez más lamentablemente la violencia le ganó al fútbol. Esta vez fue en Mendoza, donde Godoy Cruz y San Martín de Tucumán, dos equipos necesitados de puntos para no descender, empataban 1 a 1 hasta que Diego Abal, árbitro del encuentro, decidió suspender el partido a los 18 minutos del segundo tiempo por falta de garantías luego de que hinchas del Tomba se enfrentaran con la policía.
Los incidentes comenzaron en el entretiempo cuando los hinchas mendocinos, tal como lo anunciaron en la semana, intentaron vengarse de los tucumanos por el mal trato recibido el torneo pasado.
Los exaltados hinchas del Tomba, en su afán de pelearse con sus pares de San Martín, rompieron vallas, arrojaron piedras y se enfrentaron con la policía, que trató de contenerlos con disparos de balas de goma y gases lacrimógenos.
Los incidentes, que ojalá de una vez por todas se terminen para el bien del fútbol argentino, continuaron hasta los 18 minutos del primer tiempo cuando Diego Abal decidió suspender el partido luego de que el jefe del operativo le comunicara que no había garantías para continuar.
Antes de la suspensión, Godoy Cruz y San Martín disputaron sesenta y tres minutos de fútbol en el que no se sacaron ventajas.

El primer tiempo fue malo y aburrido hasta los 35 minutos, cuando Nicolás Herrera habilitó a Gustavo Ibáñez, quien definió con un disparo que se metió alto en el primer palo de Ibáñez. Uno a cero para el Santo, que salía de la zona de descenso directo.
Enseguida, el árbitro Diego Abal, apoyado en su juez de línea, le anuló mal el empate al Tomba por un offside inexistente de Sebastián Martínez, quien cabeceó dejando sin chances a Gutiérrez.
Sin embargo, un minuto más tarde, a los 41, el Tomba llegó a la tan ansiada igualdad cuando Roberto "Malingas" Jiménez recibió en el área un centro desde la izquierda, se desmarcó, giró y puso la pelota junto al palo izquierdo de Marcos Gutiérrez.
Igualados se fueron al entretiempo, donde sucedieron los incidentes antes mencionados.
Pese a que las detonaciones se escuchaban cada vez más, el segundo tiempo comenzó a disputarse.
El Tomba salió con todo a buscar la ventaja ante un San Martín que se replegaba atrás y apostaba a una contra.
A los 18 minutos, el jefe del operativo no dio garantías y a Diego Abal no le quedó otra que suspender el encuentro.
Habrá que esperar en la semana que resolución toma la Asociación del Fútbol Argentino respecto a cuando se termina de disputar este partido, si le quita puntos al Tomba o no.

No hay comentarios: