15 mar. 2009

El Santo le ganó al Pincha y por ahora zafa de todo

San Martín de Tucumán venció como local al golpeado Estudiantes de La Plata por 1 a 0 y salió de la zona de promoción, en la que quedaron Gimnasia y Esgrima de La Plata tras perder con Tigre y Rosario Central pese a apabullar a Arsenal, y de descenso directo, zona en la que ingresó Racing Club de Avellaneda, que este domingo juega un partido decisivo para su futuro frente a Godoy Cruz.
El defensor Matías Villavicencio, de cabeza, marcó la diferencia en favor del elenco de Roldán, que fue muy superior al Pincha durante todo el encuentro pero la falta de contundencia a la hora de definir hizo que terminara sufriendo.
San Martín sabía que un triunfo le permitía salir momentáneamente de todo. Por eso salió desde el primer minuto a llevarse por delante a un Estudiantes, que llegaba herido por los malos resultados en el certamen local y en la Copa Libertadores y la renuncia de Leonardo Astrada.
Rápidamente los tucumanos comenzaron a llegar con peligro sobre el arco platense pero chocaron contra el arquero Mariano Andújar, la gran figura del partido, quien le ahogó el grito al chileno Canío en dos oportunidades, a Pablo Cantero y al uruguayo Anchén. Por su parte el delantero Nicolás Herrera erró una ocasión inmejorable.
Por su parte Estudiantes jugó como lo viene haciendo en los últimos partidos: flojo, sin ideas para generar peligro salvo por un mano a mano del pibe Ramón Lentini que tapó Gutiérrez tras un error defensivo de los tucumanos, ni fortaleza anímica para ir a buscarlo cuando estaba en desventaja.
Pese a que el conjunto tucumano hizo méritos para ponerse en ventaja se fueron al descanso 0 a 0.
En el arranque del complemento el Santo encontró la ventaja a través de un gran cabezazo de Matías Villavicencio tras un tiro de esquina ejecutado desde la derecha.
A partir de ahí el conjunto tucumano se retrasó en la cancha y con espacios para contragolpear, comenzó a desperdiciar numerosas ocasiones de gol que hubieran definido la historia mucho antes.
El conjunto de Roldán debió ganar por más goles de diferencia pero las fallas a la hora de la definición, el palo derecho ante un remate de Perugini y la brillante actuación de Andújar, quien le tapó un mano a mano a Pérez Castro, se lo impidieron.
Estudiantes pudo empatarlo sobre el final pero el cabezazo de Agustín Alayes pegó en el travesaño, picó y salió afuera. Hubiera sido un inmerecido premio para el Pincha y un castigo para los tucumanos, que con sufrimiento se quedaron con tres puntos de oro y sueñan con seguir en la élite del fútbol argentino.
La próxima jornada San Martín visitará a River Plate mientras que Estudiantes recibirá a Racing Club.

No hay comentarios: