11 abr. 2009

Independiente se reencontró con el triunfo frente a Huracán

En el segundo partido de Gallego como entrenador de Independiente y tras el castigo del Tolo para con sus jugadores después de la derrota ante Lanús, el Rojo se destapó con una muy buena victoria frente a Huracán. En Parque Patricios, el Globo empezó arriba en el marcador a través del gol de Matías De Federico, pero no lo supo aguantar y los Diablos lo dieron vuelta con los tantos de Mancuello y Montenegro.El primer tiempo comenzó con mucho ritmo y gol. Huracán se puso en ventaja, a los 9, tras una buena jugada colectiva. Pastore abrió a la derecha para César González, quien buscó a De Federico, que definió por el medio. El Globo se ponía en ventaja y aportaba confusión en los Rojos. Sin embargo, el empate no tardó en llegar. Un minuto después, Bolatti se equivocó en la salida, Mancuello presionó, avanzó y definió con un fuerte remate, que se colgó en el ángulo superior derecho de Monzón: 1 a 1. Las emociones no se detuvieron. A los 13, los Rojos se pusieron arriba en el marcador. Núñez luchó y cedió atrás para Machín, quien envió el centro desde la derecha para que Montenegro, de cabeza, estampara el 2 a 1. Rolfi no lo gritó por su pasado en Huracán. El partido estaba armado. El Globo manejaba más la pelota, aunque, de a ratos, le costaba ser incisivo. Independiente aprovechaba las ventajas que su rival le daba en el fondo. Núñez salió lesionado y, en su lugar, ingresó Mazzola, a los 26. En el complemento, Huracán salió decidido a buscar el empate al tiempo que Independiente se retrasó sobre su propio campo y apostó a la contra y a la velocidad de Montenegro. La movilidad de De Federico y Pastore empezaba a ser un problema grande para los Rojos. Las situaciones de riesgo comenzaron a sucederse entre tiros desde afuera del área, como aquel de Arano que se estrelló en el palo, o como el de César González, que salió apenas desviado. Independiente estaba replegado, aunque también respondía con peligro. Ni la expulsión de Eduardo Domínguez, a los 26, le trajo alivio al equipo de Gallego. Huracán seguía atacando, aún con diez, pero no lograba convertir. Chocó con Assmann y con algunas imprecisiones. Independiente gritó fuerte y festejó en Parque Patricios, la casa del Globo, donde los Rojos se hacen fuertes.Ahora Independiente se encuentra a cinco de los líderes (Lanús y Colón), y en la próxima fecha debe visitar al Sabalero.




No hay comentarios: