4 may. 2009

La falta de sentido común empañó la previa del clásico

Mientras me encontraba por la calle con un colega, me comunicaron por teléfono de los hechos violentos ocurridos en la sede de Rosario Central. Al instante pensé: “Era sabido”. Lo era porque la actitud provocadora del presidente Horacio Usandizaga de darle sólo 3500 populares a los hinchas de Newell’s para el clásico iba a generar como desenlace un episodio como este. Y también porque era poco probable que una marcha de hinchas leprosos a un edificio del club canalla reclamando por más localidades terminase en buenos términos. En ambos casos, la falta de sentido común fue lo que provocó y derivó en todo este conjunto de hechos
Tras retirarse de la reunión con el ministro de seguridad de la provincia, el Vasco Usandizaga se mantuvo firme a su postura de darle 3500 populares a los rojinegros para el clásico. Continuó manifestando que estaba en todo su derecho, que los estatutos de la AFA lo avalan y siguió con sus comentarios demagógicos diciendo que protegía al socio de Central con esta decisión.
Para colmo, ante la pregunta sobre si pensaba que esta determinación podía llegar a producir violencia, el presidente no tardó en cargar contra los periodistas, a quienes acusó de ser los que la generan a través de los medios.
Pero la realidad es que quien no dejó de generar violencia fue el propio Usandizaga. Y como para terminar de confirmarlo fue lo que manifestó dentro de la reunión con el presidente de Newell’s, Guillermo Lorente. Le habría dicho que prometía rever la cuestión para llegar a un acuerdo. Pero apenas se topó con los medios, afirmó que Central se iba a mantener en su postura. Una falta de respeto total hacia el mandamás rojinegro.
Con todo esto que hizo el Vasco, la reacción de los simpatizantes del club del Parque era esperable. Menos para la policía claro, porque para prevenir cualquier suceso violento, sólo se encontraba en la sede canalla 5 efectivos. La misma policía que no puede organizar un clásico con toda la cabecera de calle Génova para los hinchas leprosos, pero que de todas formas organizaría uno con la tribuna compartida por ambas parcialidades. En definitiva, otra causa más a la falta de sentido común.
Pero de todas formas, nada justifica el accionar de los hinchas leprosos, que golpearon a cualquier persona identificada con colores de su rival que se les cruzaban por el camino. O la brutal golpiza a un joven en pleno centro, como muestra la primera foto adjunta en esta nota, registrada por un reportero del diario El Ciudadano. Y tampoco se justifican los destrozos realizados a comercios aledaños a la zona de Mitre y Córdoba, que nada tenían que ver con esta feroz disputa.
En fin, la falta de sentido común de parte de diversos grupos nos ha llevado a esperar el clásico de la ciudad, la fiesta máxima de los rosarinos, en clima de guerra. Si, en un total clima bélico. Porque quién puede garantizar que en el partido del domingo no ocurra algo peor, alguna represalia, o como ya se ha comentado por ahí, una venganza de parte de los canallas por lo ocurrido. Incluso la realización del encuentro se ha puesto en duda debido al ambiente que se ha instalado desde esta noche tras los enfrentamientos.
Y para terminar, sólo una pequeña reflexión: la falta de sentido común de unos pocos ha privado a muchos de disfrutar como se debe lo que es, al fin y al cabo, un simple partido de fútbol. Lo que era, hasta hoy, una fiesta.

7 comentarios:

Federico Boiocchi dijo...

No comparto que toda la culpa sea cargada sobre Usandizaga, quien dice que prefiere no dejar afuera a 6.000 socios canallas para que más hinchas rivales ingresen al partido.
Si una persona no va a poder tomar una decisión, la cual es válida por la AFA, sólo porque van a ocurrir hechos como el que vimos hoy, el problema en realidad es la sociedad.
Esta sociedad que cuando algo no le gusta va en "señal de protesta", pero que termina rompiendo todo lo que aparezca por el camino.
No defiendo la postura de Usandizaga, pero tampoco creo que toda la culpa sea suya.
En fin, ojala sea un clásico en paz y que la noticia esté dentro de la cancha y no en las tribunas.

Anónimo dijo...

es obvio que los generadores de violencia son los periodistas mer$enarios de rosario, la GRAN MAYORIA ASI LO SON! desconocerlo es ser mediocre, necio, lelo, tarado, lo que sea... y es cierto, y si nievels hubiera hecho lo mismo??? ah no, como es el equipo de la colectividad indigeno-inglesa, esta bien... vayanse a cagar! lamentablemente, la gentuza del parque es muy inculta y reacciona mal.

Esteban dijo...

coincido plenamente con el anonimo de arriba, el que vive en rosario, sabe de la calaña de "cagatintas" que hay en la ciudad. (EJ: Yorlano y secuaces, la capital, maldonado, y otros de cabotaje)

saludos

Anónimo dijo...

karriyo pinguino pecho frio resentido de mierda sobachota!

Matias Rosconi dijo...

Yo coincido con Federico: la culpa no es del vasco porque el defiende los intereses de la gente de Central ademas el trato de LAS 8000 ENTRADAS SE HIZO CON EDUARDO LOPEZ.
Creo que el domingo no va a pasar nada adentro de la cancha porque a Central le van a sacar puntos si hace quilombo por lo que la gente esta concientizada sobre eso pero afuera a la salida me parece que la cosa se va a complicar y algo va a pasar.
En fin ojala que termine todo en paz porque nosotros tenemos amigos que pueden llegar a estar del otro lado de la tribuna.

Anónimo dijo...

El blogs esta muy bueno, pero basta de hablar de central y de newells. Se nota que Rosconi, Boiochi y el mercenario de Carriyo son de Rosario, espero al menos que de Mayo sea de algún otro lugar porque hablar sobre el fútbol de primera división desde una cuidad como Rosario, en donde el nivel es tan mediocre que solo piensan en la psión de las tribunas, el blogs careceria de objetividad. Saludos a todos y muchos exitos, esperon que sigan así, pero hablando de todos los equipos por igual

Ayelén dijo...

¿La culpa es de alguien que hace uso de las reglas? La culpa es de los inadaptados de siempre que no aceptan las cosas. Que marcha ni que marcha, las cosas son asi y hay que respetarla, nos guste o no, mira si por todo los que nos molesta vamos a hacer una marcha.